info@curasana.org690 602 98808391 TianaBarcelona

Muerte súbita

18 octubre, 2017
hands-984032_1280-1200x800.jpg

BUSCA LOS ERRORES

La Vanguardia-Martes 7/04/2015

El pasado febrero los profesionales del Club Natació Sant Andreu pudieron comprobar en primera persona de la eficacia del servicio integral de cardioprotección. Una niña de 10 años, participante en un cursillo de natación, sufrió una súbita parada cardiaca en el calentamiento previo fuera de la piscina.

Tras desplomarse y llamar a la ambulancia, su monitor y la socorrista comprobaron, en menos de 30 segundos, que se trataba de una parada “ya que la niña tenía las pupilas dilatadas y ninguna musculación”. Tal como señala la socorrista “el monitor empezó a aplicar el masaje cardiaco que marca el protocolo, unos ejercicios de recuperación pulmonar para enviar sangre limpia al corazón y a los pulmones”.

Poco más de un minuto después la niña ya tenía sobre su pecho los electrodos pediátricos del desfibrilador que “a través del electrocardiograma previo que siempre realiza detectó la ausencia total de ritmo cardíaco”. Fue entonces cuando la socorrista aplicó la primera descarga y que al final fue suficiente. A los dos minutos el desfibrilador detectó que la pequeña había recuperado el ritmo cardíaco, “aunque la niña presentaba un estado de semiinconsciencia los ejercicios de masaje cardíaco se mantuvieron”.

A los tres minutos una nueva lectura del desfibrilador externo semiautomático señalaba que la niña había recuperado el ritmo y que podía pasar a ocupar la posición lateral de seguridad. A los 10 minutos coincidiendo con la llegada de la ambulancia que le administró asistencia médica urgente, al niña rompió a llorar. Había superado un episodio de muerte cardíaca súbita que sin la respuesta de los profesionales hubiese tenido unas consecuencias fatales.

A continuación pasamos a detallar los errores del texto:

  1. Tener las pupilas dilatadas no pueden estar motivadas por muchas alteraciones no relacionadas con la parada cardíaca así como la falta de tono muscular. En cualquier caso, para saber si una persona se le ha parado el corazón, nos centraremos en la ausencia de respiración.
  2. La palabra masaje cardíaco, aunque no es totalmente incorrecta, debería ser substituida por compresiones torácicas. En cualquier caso no son ejercicios de recuperación pulmonar sinó que se trata de unas compresiones manuales externas al corazón con el objetivo fundamental de bombear sangre oxigenada al cerebro, evitando de este modo temporalmente la muerte de sus células.
  3. Los desfibriladores a través de sus electrodos, analizan el ritmo cardíaco y solo indica desfibrilar si hay alguna actividad eléctrica defibrilable, Si el corazón no tiene un ritmo desfibrilable, indica proseguir con las compresiones torácicas con la esperanza de revertir un estatus no desfibrilable en un ritmo que permita la desfibrilación del coración.
  4. El desfibrilador, en ningún caso detecta cuando hay ritmo cardíaco normal, lo que detecta es que la situación es o no desfibrilable y somos nosotros que debemos darnos cuenta que la víctima ha recuperado el ritmo cardíaco a través de signos de vida como la recuperación de respiración y/o la recuperación, aunque sea sutil, del conocimiento
  5. Si se “presenta un estado de semiinconscienia” valoraremos la respiración para determinar si debemos mantener las compresiones cardíacas.
curasana-logo-white

En Curasana dedicamos nuestros esfuerzos a los Primeros Auxilios y a la Cardioprotección.
Curasana nace de la Sensibilidad por los Primeros Auxilios así como de la Responsabilidad Social.

Copyright by Curasana 2018. Powered by weboluciona.com